Por Dr Beltrán

Hay algo que el primo de un amigo, y sólo él, siempre tiene: hemorroides. Pero, ¿qué son las hemorroides? Expliquemos. El recto tiene una serie de venas en la parte cercana al ano, éstas se conocen como plexo hemorroidal. Hay dos tipos: internas y externas, del grado 1 hasta el 4. Estas venas se inflaman por el aumento de la presión en el abdomen, como en el embarazo o en gente que padece extreñimiento, forman un bulto doloroso que sangran en muchos casos. Para desmentir al primo del amigo, les digo que casi la mitad de la población tiene problemas de hemorroides a partir de los 50 años, afectando a mujeres y hombres por igual. Las molestias leves incluyen comezón, dolores y sangrado, todo va peor cuando el cuadro se agudiza en forma de abultamientos dolorosos e inflamados.

El primer tratamiento para las hemorroides registrada está descrito en un papiro egipcio que data de 1700 A.C. Dice así:

Un ungüento de gran protección, hojas de acacia triturados y cocidos. Unte una tira de lino fino y con ello ponga en el ano, que se recupera de inmediato.

hemorroidesEn el año 460 A.C. Hipócrates describió un método para el tratamiento de las hemorroides, algo similar al procedimiento de ligadura con banda elástica que se practica hoy en día:

Y las hemorroides en la misma manera es posible tratar con una aguja y atarlos con hilo muy grueso y de lana, para la aplicación... y cuando el paciente se recupera, que tome un curdo de Eléboro, planta que se usa como purgante.

Durante la Edad Media en Europa, un tratamiento popular para las hemorroides fue la cauterización con un hierro caliente o hacer una incisión con un cuchillo afilado. Los pacientes también podían rezar a San Fermín de Amiens, patrono de vinateros y panaderos, o a San Fiacre, este último patrono de los jardineros. Ambos santos invocados en los casos de esta condición desagradable, con la esperanza de una "cura milagrosa".

Si son como el maestro Roiz (amantes de la cultura japonesa), sabrán que el Santuario Kunigami está dedicado a la cura de los enfermos de hemorroides. Ellos tienen que orar y lavar su trasero en un río cercano al templo, comer las ofrendas de huevo y, según dicen, eso les devolvía la salud.

hemorroidesExiste una historia curiosa, relatada en el libro Las hemorroides de Napoleón, del historiador José Miguel Carrillo de Albornoz. Aparentemente, un ataque repentino de hemorroides habría llevado a Napoleón a perder la batalla de Waterloo, según una de las 500 anécdotas recogidas en el libro.

Napoleón habría perdido la gran y definitiva batalla de Waterloo precisamente porque necesitaba refrescar su imperial trasero y de no haber tenido que estar sentado en una bañera para calmar los terribles dolores que le impedían subirse a su caballo, tal vez su estrategia militar hubiese sido otra.

Hay tratamientos con base en cremas y supositorios para aliviar el dolor, hinchazón y picazón, modificaciones en la dieta y estilo de vida pueden ayudar. Pero cuando la molestia es más grande puede utilizarse una inyección de aceite fenol o bien un procedimiento llamado ligadura con banda elástica (que implica, básicamente, atar una cinta de goma alrededor de una hemorroide hasta que se necrosa). Ambos procedimientos están disponibles en forma ambulatoria. Los estudios demuestran que la ligadura de banda es el procedimiento ambulatorio más efectivo para el tratamiento de las hemorroides, pues proporciona una cura en el 79% de los pacientes con un primer lugar a las hemorroides de tercer grado. Si este método falla,se recomienda la cirugía.

Para terminar, les contaré sobre la película Roid rage, que cuenta la historia de Sammy Jenkins. Este hombre sencillo trabaja en una central nuclear y lleva una vida sencilla, hasta que una mutación genética envió a su mundo una espiral fuera de control. Ahora, siendo perseguido por los hombres responsables de su deformidad, así como el FBI, Sammy tiene que luchar con sus habilidades únicas para sobrevivir. Esas habilidades únicas incluyen la hemorroide asesina que crecen fuera de su.... chéquen el tráiler.