Hoy, domingo 4 de marzo de 2018, será recordado como un día histórico para el cine mexicano y también lo será para el cine de género, pues se trata de la fecha en la que por fin se le ha hecho justicia al talento de uno de los directores favoritos de muchos y de los cineastas más creativos en la historia, hablamos del gran Guillermo del Toro, quien se ha hecho de su primer Oscar gracias a su trabajo dirigiendo La forma del agua (The Shape of Water), una de las mejores películas del año pasado y una de las mejores historias de monstruos que nos ha regalado el cine hasta ahora.

Guillermo del Toro se convirtió en el tercer director mexicano en ganar un Oscar, junto a sus colegas y amigos Alfonso Cuarón y Alejandro González Iñárritu. El tapatío logró superar merecidamente a Christopher Nolan, Jordan Peele, Greta Gerwig y Paul Thomas Anderson. Después de sobresalir en diversas entregas de premios a lo mejor del cine y en distintos festivales de cine a nivel internacional, el realizador mexicano se coronó con un Premio de la Academia.

En los últimos 25 años he estado viviendo en un mundo único… Quiero agradecerle a la gente que me ha acompañado en este recorrido.

Mi madre les agradece, mi padre les agradece y mis hermanos les agradecen, gracias.

Quiero dedicar esto a todos los jóvenes del mundo que quieren hacer cine.

De niño crecí viendo en México, esto parecía imposible, todo el que sueña con el poder de la fantasía para contar una historia sobre la realidad del mundo puede hacerlo, ésta es una puerta, túmbenla y pasen.

El triunfo de Guillermo del Toro es también un triunfo importante para el cine mórbido, pues consiguió su tan esperado Oscar con una historia de esas que no son las que suelen impresionar a los miembros de la Academia, una sobre una princesa sin voz que también es una marginada e ignorada por la sociedad y que se enamora de un Dios anfibio que parece un primo lejano del emblemático monstruo del clásico Creature from the Black Lagoon.

Al final, La forma del agua ganó cuatro premios Oscar en las categorías de Diseño de Producción, Música Original, Director y Película.

Desde hace 25 años, cuando debutó con su maravillosa ópera prima Cronos, el mexicano nos ha fascinado con su imaginación y sus historias con esos monstruos que lo han acompañado desde su niñez, así que este reconocimiento es algo muy merecido para él luego de tanto tiempo dedicándose al séptimo arte. Ya queremos saber qué otras historias nos contará el director en el futuro, pero mientras seguimos celebrando esta victoria.