Por Dr. Beltrán

Para todos los que nos gustan los temas mórbidos, es muy conocida la historia de Mary Shelley llamada Frankenstein o El Moderno Prometeo. La historia de 1818 sobre doctor Víctor Frankenstein nos cuenta la creación de un monstruo a partir de unir piezas de cadáveres. Hoy día podemos deducir que el nombre de Frankenstein se debe a un pequeño poblado del territorio que hoy es Polonia, pues Shelley conoció un castillo en ese lugar mientras viajaba. Todos recordamos el monstruo al que el doctor Frankenstein dio vida y animó gracias a un rayo. Lo que no todos sabemos es que este experimento ya había sido descrito muchos años antes por el científico Luigi Galváni, se le conoce como galvanismo.

Luigi Galváni fue un científico, físico y médico italiano quien gustaba de experimentar con la electricidad. En muchas de sus clases aplicó una técnica en la cual hacía pasar una pequeña corriente sobre la pata de una rana, logrando contracciones musculares. En ranas enteras incluso lograba que saltaran como si estuvieran vivas.

patas de ranaEstamos lejos de comprender cómo el sistema nervioso lleva impulsos eléctricos a lo largo de ramificaciones, desde las neuronas cerebrales y hasta la punta de las extremidades. Incluso prevalecía una teoría de Descartes, la cual supone que los nervios transportan solamente líquidos.

Sin saberlo Galváni desarrollaba, con sus estudios, una parte de la ciencia a la que más tarde conoceríamos como neurofisiología. Él pensaba que existía energía eléctrica en los músculos del animal, lo que inició una disputa con otro de los grandes científicos de la época, Alessandro Volta, físico que es recordado como el creador de la batería eléctrica. Volta escuchó de los hallazgos de Galváni e inició experimentos poniendo en contacto dos metales diferentes, pues afirmaba que el músculo del animal no era necesario para producir corriente eléctrica. Esto hizo que se formaran dos bandos, el grupo de la electricidad animal y los defensores de la electricidad metálica. Fue hasta 1800, con la invención de la pila eléctrica de Volta, que se definió un ganador.

Los experimentos siguieron, el sobrino de Galváni y un tal Giovanni Aldini nos trajeron una historia más Mórbida en 1803. En Londres fue ejecutado George Forster después de ser declarado culpable de asesinar a su esposa e hijo por ahogamiento, él fue ahorcado después de admitir el crimen y otros dos intentos de asesinato contra ella.  Cuando cumplió su sentencia, su cuerpo fue llevado a una casa cercana dónde fue utilizado en un experimento en el cual se conectó un electrodo mecánico en el ano y otro en la cabeza, pasaron corriente eléctrica y su cadáver se convulsionó hasta que su columna se arqueó y se sentó. Este primer experimento fue público, incluso en el periódico se escribió una crónica que decía: 

La primera aplicación de energía en la cara, hizo que las mandíbulas del criminal fallecido comenzara a temblar. Los músculos adyacentes horriblemente se contorsionaron y un ojo se abrió para que, posteriormente, el muerto se diera la vuelta y las piernas y músculos permitieron que el cadáver caminara. Se registraron muchos gritos en este acontecimiento y el celador del edificio donde se realizó el experimento conocido simplemente como Mr. Pass, se mencio

Muchos gritaron en este acontecimiento y el celador del edificio donde se realizó el experimento conocido simplemente como Mr. Pass, murió poco después al quedar impactado ante este acto de reanimación.

cuerporeanimado

Todos hemos visto en diferentes momentos de la televisión y del cine cómo se utilizan diferentes elementos eléctricos para reanimar a una persona a punto de morir. Desde James Bond, hasta Evil Dead, hemos visto cómo una corriente eléctrica sigue utilizándose.

cardio

El corazón no es más que un músculo que necesita contraerse constantemente para bombear sangre. Esto se logra gracias a que tiene un sistema eléctrico que le permite generar contracciones rítmicas indispensables para la vida. Cuando esta energía eléctrica fluye de manera irregular se producen una cosa a lo que denominamos arritmias, en ocasiones esta energía es suficiente para una contracción muscular por lo que el tejido se vuelve una especie de gelatina insuficiente para bombear, momento en el que es necesaria la energía para lo que llamamos cardioversión.

desfibriladorSería hasta los años 50 que se utilizaría por primera vez la energía eléctrica en humanos para recuperar el ritmo cardíaco en un corazón. En ciudades como Houston donde hay muchos hospitales y muchos enfermos, se cuenta con un aparato de desfibrilación, casi en cada esquina del aeropuerto.  Algo que como médico debo dejar muy claro es el hecho de que el proceso de desfibrilación no se debe emplear tan fácilmente, existen criterios electrocardiográficos para poder aplicarlo, por lo que es indispensable llevar un entrenamiento previo en reanimación cardiopulmonar avanzada.