Por Dr. Beltrán

La pérdida de los genitales es una problema, sí frecuente, desde la antigüedad. Tan sólo imaginemos que en las guerras no había peor tormento para los enemigos que el ser mutilados genitalmente. El término "eunuco" hace referencia a un individuo que ha sido despojado de sus testículos, es decir, ha sido castrado.

Reconocemos, con esta cualidad, a los cuidadores de las mujeres que vivían en un harem en los palacios árabes, también en la antigua China donde muchos de ellos fueron condenados por delitos y otros funcionaban como servidores y empleados domésticos para la monarquía. Eran figuras conocidas en el Imperio Asirio y en la corte de los faraones egipcios, principalmente bajo la tutela de la dinastía Ptolomeica que terminaría con Cleopatra.

A lo largo de la historia han existido muchos eunucos famosos por ejemplo Bagoas, primer ministro de Persia cuyo nombre se utilizaría como sinónimo de eunuco en la antigüedad, lo conocemos por su relación sentimental con Alejandro MagnoEn India, los Hijira, son considerados como el tercer sexo. Muchos de ellos recurren de manera voluntaria a la castración para pertenecer a este grupo, pero es tema de otro artículo.

Bagoas_Dancing_by_theband
Los mongoles eran muy conocidos no sólo por sus costumbres bárbaras, como el castrar a sus enemigos y a los hijos varones de sus rivales. Volviendo a China, hay múltiples eunucos destacados, pero solamente mencionaré a Zheng He, almirante quien en las primeras décadas del siglo XV exploró los mares de todo el mundo. Es conocido por el libro 1421, el año en que China descubrió el mundo, el cual narra la historia de cómo Zhen He generó una cartografía impresionante de todo el mundo gracias a los grandes barcos construidos por el Imperio Chino durante la dinastía Ming. En 2006, tras el descubrimiento de la copia de un antiguo mapa de 1418, se afirma que también llegó al continente Americano. Aunque la "tradición china" ya habla de un monje budista, Hui Shum, quien en el año 485 estuvo predicando en la península de Yucatán.

Los eunucos que eran castrados antes de la pubertad fueron muy apreciados por sus maravillosas voces, las cuales conservaban tonos infantiles y una gran variedad de tonos agudos. Los cambios hormonales de la adolescencia incluyen un incremento de los niveles de testosterona, lo que hace que se desarrollen los caracteres sexuales secundarios. Los testículos contribuyen a un 95% de la testosterona circulante por lo que, al no tenerla en la adolescencia, los cambios no se producen. Es decir, no hay cambios en la masa muscular, en la distribución de la grasa corporal y las cuerdas vocales logran que el sujeto tenga voz de soprano, mezzo-soprano o contralto.

Históricamente, en Constantinopla hacia el 400 d.C, la emperatriz romana Elia Eudoxia tenía un coro cuyo maestro era un eunuco derivando en un grupo de cantantes castrados, populares durante la época Bizantina. Durante la última cruzada, los cantantes castrados fueron prohibidos y prácticamente desaparecieron, al menos hasta su reaparición a principios del siglo XVI. Fue cuando apareció por primera vez el término soprano maschio (soprano masculino), estas personas eran conocidos como los Castrati, ocupando un lugar preponderante en la iglesia pues a las mujeres se les prohibía cantar. Estos personajes fueron muy populares en los siglos XVIII y XIX.

Tal vez recuerden la película Farinelli (1994), la cual cuenta la vida de Carlo Broschi conocido por el sobrenombre de Farinelli. Él llegó a ser uno de los castratis más famosos del siglo XVIII. A diferencia de muchos, que procedían de familias pobres,él venía de una familia acomodada y dedicada a la música. Ya que era prohibido castrar a los adolescentes, la historia oficial dice que Farinelli fue castrado por un accidente al montar un caballo, pero la verdad es que sus padres habrían querido conservar e incluso mejorar la voz de soprano de su hijo.

Se calcula que, a principios del siglo XVIII, se sometían a la castración unos cuatro mil niños al año. En el hospital de Santa María Nuova de Florencia, por ejemplo, había una cadena de producción al mando de un tal Antonio Santarelli, la cual castraba ocho niños a la vez.

Filippo Balatri (único castrati que escribió su biografía), bromeaba diciendo que nunca se había casado por que su amante "después de un tiempo habría comenzado a gritarme". Aquellos a quienes se castraba después de los diez años podrían seguir desarrollándose físicamente y, a menudo, mantener erecciones. Aunque la mayor parte de los niños italianos pasaban por el cuchillo a los ocho años, la operación se practicaba hasta una edad tardía como los doce.

Surgieron muchas historias de que estos castratis eran los mejores amantes de la alta sociedad, pues al no tener espermatozoides en su semen, podrían tener las más candentes aventuras sin riesgo de quedar embarazadas. Incluso, tenían fama de una gran resistencia física al no tener las mismas sensaciones que los varones normales.

El último famoso castrato italiano, Giovanni Battista Velluti, conocido como Giambattista, tenía una reputación de ser algo así como una diva, por lo que algunos cantantes se negaban a aparecer con él. Cuenta la historia que un médico lo castró a la edad de ocho años como tratamiento para la tos y la fiebre alta. Su padre había planeado una carrera militar, pero después de la cirugía decidió inscribirlo en una escuela de música. Debutó en Londres en 1825, pero la multitud reaccionó mal a sus actuaciones, pues fue el primero en aparecer en 25 años.

La única grabación existente de un cantante castrato documentada es la voz de Alessandro Moreschi. El último eunuco en el coro de la Capilla Sixtina que murió en 1922. Aquí una grabación interpretando el Ave Maria de Schubert.

Cry to Heaven es una novela histórica de la escritora de historias de vampiros Anne Rice, tiene lugar en el siglo XVII en Italia. Cuenta la historia de un noble veneciano y un maestro de Calabria, ambos tratando de triunfar en el mundo de la ópera gracias a un campesino, Guido Maffeo, castrado a la edad de seis años para preservar su voz de soprano. Después la pierde a la edad de dieciocho, al igual que muchos castrati.