Spoilers a continuación si no han terminado de ver Star Trek: Discovery. Advertidos han sido.

 

En el final de la primera temporada de Star Trek: Discovery, la tripulación de la nave está maltrecha: su capitán siempre fue un enemigo encubierto, pasaron un tiempo en el universo espejo y rescataron a la versión malvada de Philippa Georgiou. Además de sufrir bajas, al intentar regresar a su propio universo, la Discovery “salta” nueve meses en el futuro y encuentra una galaxia dominada por los Klingon. 

Después de resolver la situación de una manera pacífica y con Michael Burnham restituida a su rango de Comandante, la Discovery se encamina a una misión sencilla, el transportar a Sarek a Vulcano y recoger al nuevo comandante en jefe. Sin embargo, llega una llamada de auxilio: es la USS Enterprise.

Ahora, dado que estamos prácticamente ocho o nueve años antes de que inicien las aventuras de James T. Kirk, es lógico que Christopher Pike esté al mando de la Enterprise. El actor elegido para el papel es Anson Mount. Si se les hace familiar, es porque protagonizó Inhumans, la serie de Marvel que, a la fecha, no ha sido renovada. O cancelada, aunque el que Mount participe en ST:D no es una buena señal.

La inclusión de Christopher Pike nos puede dar una idea del universo en el que estamos. Hay tres opciones: el capitán quedará cuadrapléjico después de intentar rescatar a los miembros de su tripulación, como en La Serie Original o simplemente, seguirá al mando de la Enterprise hasta que unos años después encuentre a Jim Kirk en un bar, golpeado por sus subordinados y le ofrezca unirse a la Flota Estelar, como en el reboot/reset/secuela de J.J. Abrams.

La última opción es que, por supuesto, nos encontremos en un tercer universo, en el que el destino de Chris Pike es incierto, lo cual le daría oportunidad a la serie de jugar con más libertad con los personajes y situaciones conocidas por los trekkers.

La segunda temporada de Star Trek: Discovery se estrenará durante 2019. En Estados Unidos, se transmite a través de CBS All Access, el servicio de streaming de esa cadena. En el resto del mundo puede verse a través de Netflix, que publica los episodios un día después de su estreno. La primera temporada completa ya está disponible.