Tal vez hayan usado una de estas chimeneas virtuales en sus televisores, porque en muchas ciudades es ilegal usarlas y quieren dar ese toque navideño a la reunión mientras esperan que salgan el pavo, la pierna y los distintos deliciosos platillos, además de las copas generosas y rebosantes.

Pero no todos quieren tener una Navidad tan tradicional, particularmente nuestros lectores mórbidos, así que la siguiente la pueden proyectar en su televisor y computadora y esperar… hasta que en el minuto 33 empiezan a suceder cosas.

No es necesario que les hagamos spoilers, particularmente si quieren ver la cara de sus invitados cuando la imagen pacífica de la chimenea empiece a cambiar por algo más siniestro. Ideal para librarse de esos invitados indeseables que quieren ver Mi Pobre Angelito cada vez que la fiesta es en tu casa.