Como un infectado de virus T, la franquicia de Resident Evil, que acaba de morir en las pantallas de cine, se levanta de nuevo con ganas de más y más... dinero.

La serie de películas protagonizadas por Milla Jovovich podrán haber estado casi completamente alejadas de los videojuegos, pero aún así lograron vender bastantes entradas: en total, los seis títulos recaudaron más de 1,000 MDD en la taquilla mundial.

Constantin Films, la casa productora detrás de las seis películas anteriores, busca presionar el gran botón de reboot y crear otras seis películas, según las declaraciones del jefe de Constantin, Martin Moszkowicz, en Cannes.

Lo más seguro es que las nuevas historias no estén centradas en Alice y que Paul W.S. Anderson no escriba y dirija los nuevos títulos. Bueno, eso sería lo lógico, aunque si nos ponemos exigentes, la lógica habría dictado esperar por lo menos a que el cadáver de la franquicia anterior se enfriara. Sin embargo... los zombis jamás descansan.

Vía Variety