Después de seis temporadas, es hora de que todos los engranes de la rueda caigan en su sitio.  La guerra que se ha preparado por años ya está aquí.

El que la temporada siete de Game of Thrones sea más corta seguramente ayudará bastante a que el ritmo de los sucesos sea incesante. La verdad es que, con 10 episodios en cada una de las temporadas anteriores, no había tantos capítulos de relleno como podría pensarse.

Por otro lado, resulta curioso que esta es precisamente una de las series que siguen en el viejo esquema de "tienes que esperar a cierta hora, cierto día para verla" y que año con año tenga récords de audiencia... y de piratería.

Por lo que vemos, sucederá algo que ya habíamos predicho en algún momento: llegará el punto en el que todos los adversarios tengan que unirse contra el ejército de zombis congelados medievales asesinos. Y si terminan con la amenaza, entonces terminará la tregua y se destrozarán por el Trono de Hierro.