El Kraken es tan épico, que no puede ser contenido en un solo medio. Además de las leyendas y los avistamientos, la bestia ha visitado la literatura, el cine y la televisión. Estos son solo algunos ejemplos.

 

El Kraken, por Alfred, Lord Tennyson (1830)

Lord Tennyson llevó la figura del monstruo de las profundidades de los mares nórdicos a las páginas de la literatura británica en un soneto dentro de su colección Poems, Chiefly Lyrical. En lugar de tomar la estructura de los sonetos isabelinos, es un soneto petrarquista, algo inusual para la época.

 

Bajo los truenos de la superficie,

en las grietas del mar abismal,

el Kraken duerme su antiguo sueño sin sueños.

Pálidos reflejos se agitan alrededor

de su oscura forma;

vastas esponjas de milenario crecimiento y altura

se inflan sobre él, y en lo profundo de la luz enfermiza,

pulpos innumerables y desmedidos baten

con brazos gigantescos

la verdosa inmovilidad,

desde secretas celdas y grutas maravillosas.

Yace ahí desde siglos, y yacerá,

cebándose dormido de inmensos gusanos marinos

hasta que el fuego del Juicio Final consuma la hondura.

Entonces, para ser visto una sola vez por hombres y por ángeles,

rugiendo surgirá y morirá en la superficie.

 

20000 lieues sous les mers, de Georges Méliès (1907)

Basada muy ligeramente (prácticamente, solo el nombre) en la novela homónima de Jules Verne, esta es la primera aparición de un cefalópodo colosal del tamaño de… un juguete. Y es que así fue como se realizó el efecto especial de la película muda. Como es Méliès, todo se vuelve una hermosa fantasía fuera de control.

 

Furia de Titanes, de Desmond Davis (1981) y Furia de Titanes, de Louis Leterrier (2010)

En 1981, además de Bubo, el búho mecánico, los efectos especiales de Ray Harryhausen le dieron vida a otra versión del Kraken. Esta vez tiene un torso y cabeza humanoides. En lugar de tentáculos, tiene cuatro brazos con garras. En el remake de 2010, los tentáculos regresan, pero el aspecto antropomórfico permanece. Y no olvidaremos a Liam Neeson cuando pide ¡Que surja el Kraken!

 

Piratas del Caribe: El Cofre de la Muerte, de Gore Verbinski (2006)

El Capitán Jack Sparrow no quiere enfrentar a Davy Jones, el navegante maldito. Y tiene razón: el capitán del Holandés Errante tiene bajo su control al Kraken. En esta ocasión, es un monstruo más tradicional, capaz de hundir embarcaciones, aunque pierde un poco el aspecto de un calamar en favor de uno de pulpo.

 

Game of Thrones, basada en las novelas de George R.R. Martin (2011)

Tanto en las novelas como en el programa se ha mencionado al Kraken, aunque en ambos medios, es una criatura legendaria que en realidad nadie ha visto. Eso no detiene a los Greyjoy para usarlo como la imagen de su escudo de armas. Y, en un mundo en el que hay dragones, no perdamos la esperanza de que el Kraken vuelva a surgir.

Una criatura legendaria solo podría inspirar un ron legendario. The Kraken Rum es amigo y patrocinador oficial de Mórbido Fest 2017.
Conocer es no excederse