Por Roberto Coria

Quasimodo es dos veces hermano del Fantasma de la Ópera: ambos fueron creados por memorales autores franceses y debemos al mismo actor sus mejores interpretaciones en el cine.

unnamed-2

Ya he hablado sobre la caracterización que el formidable Lon Chaney hizo del personaje creado por Gaston Leroux en la cinta que Rupert Julian dirigió en 1925. Dos años antes, el actor se puso a las órdenes de Wallace Worsley en una película que no sólo consolidó la reputación de Universal Pictures como una productora de filmes de género –de horror, por supuesto-, sino que afianzó la reputación –ya muy prestigiada en ese momento- de Chaney como uno de los más notables actores de todos los tiempos. El histrión hizo público su deseo de encarnó al campanero de Notre Dame desde 1922, y dijo que incluso ya tenía planeado el maquillaje que emplearía. Recordemos lo que nos dice al respecto Doug Bradley en su libro Monstruos sagrados, grandes actores y sus caracterizaciones en el cine de terror (Nuer, 1996):

Chaney diseñó un arnés para sujetar la joroba, con cintas delante y detrás que se enganchaban a un cinturón de cuero de forma que podía apretar las cintas delanteras para autoforzarse a adoptar una postura encorvada […] Para la escena en la que Quasimodo aparece desnudo hasta la cintura para ser azotado, se colocó un traje de plástico color carne o una camiseta sobre todo el conjunto, que llevaba añadidos de pelo (crepé o de animal, haga su elección) en el pecho, brazos, espalda y nuca. La mayoría de las descripciones del maquillaje facial sugieren que usó una nariz de masilla y cera de enterrador para crear el rostro deformado y el aspecto de gárgola.

La disciplina y compromiso de Chaney nunca han estado en juicio. Según las fuentes que consulten encontrarán que la joroba que usó pesaba desde 10 a 50 kilos, y todo el proceso de maquillaje le tomaba al menos 3 o 4 horas. Y él mismo se lo aplicaba. Ese es sólo uno de los incontables méritos por los que lo admiramos.

Pero Chaney no es el único que ha dado vida a Quasimodo en el cine. En la siguiente ocasión hablaremos de otros de sus rostros.

unnamed-1

Mientras tanto, espero que sobrevivan el alud de melcocha de mañana.

 __

Roberto Coria es investigador en literatura y cine fantástico. Imparte desde 1998 cursos, talleres, ciclos de cine y conferencias sobre estos mundos en diversas casas académicas. Es asesor en materia literaria de Mórbido. Es autor de la obra de teatro “El hombre que fue Drácula”. Escribe el blog Horroris causa. En sus horas diurnas es Perito en Arte Forense de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal. Su próximo curso, Fantasmas bajo la luz eléctrica, comenzará el próximo lunes 17 de febrero en la Casa Universitaria del Libro.