No puede llover para siempre y parece que lo que regresa a la vida, siempre tendrá que volver a la tumba, pues el reboot de El Cuervo ha muerto una vez más.

La información llega a través de Deadline. Aparentemente, Jason Momoa (Aquaman) y el director Corin Hardy (The Nun) dejaron el proyecto después de que tuvieron diferencias creativas y presupuestales con Samuel Hadida, quien tiene los derechos de la franquicia y estaba detrás del financiamiento de la película.

Lo peor de todo es que la filmación estaba por iniciar, posiblemente a finales de julio o agosto. Aparentemente, el problema creció cuando Hadida no pudo llegar a un acuerdo con Sony Pictures, estudio que distribuiría el reboot a nivel mundial.

La primera versión de la cinta fue dirigida por Alex Proyas, quien ha manifestado su desacuerdo con el reboot en numerosas ocasiones. Sus razones varían, aunque insiste en que sería “una falta de respeto” para la memoria de Brandon Lee, el protagonista de esa versión. Esta es la segunda vez que el director Corin Hardy abandona la película, ya que anteriormente, cuando los derechos estaban en Legendary.

¿Qué pasará ahora con El Cuervo?