Siguen llegando más adaptaciones cinematográficas de videojuegos que en su momento fueron populares y uno de los casos más recientes que veremos de ello es el de Rampage, título original de 1986 en el que se podía jugar con George (un gorila gigante), Lizzie (un lagarto gigante) y Ralph (un hombre lobo gigante), criaturas creadas a partir de experimentos con personas. Los tres monstruos tenían que demoler todos los edificios en la ciudad para avanzar al siguiente nivel, también comían gente y podían destruir todo lo que encontraban en su camino. Ahora, ese peculiar juego llegará al cine.

Bajo la dirección de Brad Peyton  y con Dwayne Johnson como protagonista, Rampage: Devastación se estrenará en cines en unos meses. El videojuego ha sido convertido en una película de acción y monstruos gigantes, su nuevo tráiler deja claro cuál será el tono de la historia y que los efectos especiales jugarán un papel importante al darle vida a las tres criaturas que estarán causando destrozos.

El primatólogo Davis Okoye, un hombre que mantiene a las personas a cierta distancia, comparte un vínculo inquebrantable con George, un gorila de espalda plateada extremadamente inteligente que ha estado bajo su cuidado desde que nació. Un experimento genético que sale mal provoca que George se convierta en un monstruo furioso, situación que empeora cuando pasa lo mismo con otros dos animales salvajes.

Los tres monstruos recién creados destruyen todo lo que hay en su camino y Okoye, junto a un grupo de personas que saben lo que pasa y cómo pararlo, se lanza en una misión para conseguir un antídoto con la intención de que su amigo George vuelva a la normalidad. Diversas zonas se transforman en auténticos campos de batalla que se encuentran en un constante cambio, mientras existe la duda de si se podrá detener una inminente catástrofe mundial.