Doctor Who cumplió 54 años de existencia, aunque no ininterrumpida: el programa cesó producción en 1989 y la franquicia regresó en 1996 con una película. Después, entró de nuevo en hibernación hasta su regreso en 2005.

Entre 1963 y 1989, conocemos la serie como Doctor Who Clásico y muchos comenzaron a llamar a la versión de 2005 como Nu Who, para diferenciar ambas eras. Sin embargo, todas las temporadas están dentro del canon.

Primero

Este es El Doctor

 

Este también es El Doctor

 

Y tus papás seguro lo recuerdan así

 

Actualmente, se ve así

 

Pero en poco tiempo se verá así

 

La serie de TV comenzó el 23 de noviembre de 1963 en la BBC, es decir, un día después de la muerte de John F. Kennedy. Debe haber sido muy complicado competir por el rating con el asesinato del presidente de Estados Unidos, pero así son las cosas.

En esos días, Doctor Who se manejaba por “seriales”, es decir, aventuras que sucedían en varios episodios. En ellas conocemos a muchos de los enemigos del Doctor, como los Dalek, los Cybermen y los Ice Warriors.

El Doctor es un alienígena, proveniente del planeta Gallifrey y parte de una suerte de orden llamada Time Lords y son ellos quienes tienen la posibilidad de viajar en el tiempo y el espacio, muchas veces corrigiendo sucesos y otras como simples observadores, aunque no son los únicos extraterrestres que pueden hacerlo.

Los viajes de los Time Lords son realizados a través de naves que pueden trascender el tiempo y el espacio, además de poseer un circuito camaleónico que les permite disfrazar el transporte según la época a la que viajan, para que pase desapercibido. De esa manera, si la nave viaja a Egipto, se disfrazaría de tienda o en épocas más avanzadas, de un auto.

En el primer episodio de Doctor Who, su nieta, Susan, establece que ha llamado TARDIS a la nave, por Time and Relative Dimension in Space (Tiempo y Dimensión Relativos en el Espacio). La TARDIS es, como se establece de manera clásica, más grande por dentro que por fuera y es probable que sus corredores sean infinitos, ya que contienen en si mismos otra dimensión. En ese mismo capítulo, El Doctor explica que se ha estacionado tanto tiempo en la década de 1960 que la nave se ha disfrazado de caja policial, una especie de prisión que utilizaba la policía en esa era para detener a maleantes mientras los trasladaban y que el circuito camaleónico se ha averiado. Así, a donde quiera que la TARDIS viaje, se mantiene por fuera como una caja azul, cuyo diseño y tono varían ligeramente dependiendo de la temporada de la serie.

Asimismo, el interior de la nave cambia con el tiempo, característicamente cuando ha sufrido algún daño.

La música

El tema de Doctor Who es uno de los más reconocibles y, salvo por nuevos arreglos a través de la historia del programa, ha permanecido básicamente igual que cuando fue compuesto por David Granier en la década de 1960. Para los episodios de las 10 temporadas actuales, el compositor de la banda sonora es Murray Gold, pero el tema original permanece.

 

Regeneración

Ahora ¿por qué hemos visto distintos actores en el papel principal? ¿Se trata de varios personajes que toman el manto del Doctor? No. La explicación mística es como sigue: cuando un Time Lord se encuentra en peligro de muerte, puede cambiar todas y cada una de las células de su cuerpo, con la intención de seguir viviendo. Este proceso se llama regeneración y no siempre sale como los Time Lords esperan. Algunos cambian de sexo, por ejemplo.

En el caso del Doctor, generalmente conserva todos sus recuerdos, pero ciertos aspectos de su personalidad cambian, algunos de manera sutil y otros de forma muy notoria. El cambio de un Doctor a otro se toma como la nueva encarnación y hasta el momento ha sucedido 12 veces, contando al Doctor de la Guerra del especial de 50 aniversario. Actualmente, en un mes veremos la salida del decimotercer Doctor.

Ahora, la explicación real: William Hartnell, el actor que encarnó al primer Doctor, padecía arteriosclerosis. Además, su salario era muy alto y su relación con un nuevo equipo de productores del programa no era la mejor. Así que los escritores idearon una manera de cambiar de actor principal sin tener que eliminar al personaje. Hartnell salió y fue reemplazado por Patrick Troughton, es decir, los dos primeros que aparecen al principio de este post.

 

El Doctor se caracteriza en esa época por ser un poco sabelotodo, algo gruñón, un tanto cobarde y generalmente, extraño. Todo ello es lo que se conserva a través de las encarnaciones y cada una de ellas tiene un sello particular, como el Cuarto Doctor y su afición por los Jelly Babies, un dulce de goma. Además, cada uno tiene una vestimenta peculiar y en Doctor Who Clásico, hay un patrón de signos de interrogación en alguna parte del ajuar.

 

Otra característica del Doctor es que siempre viaja con acompañantes, con quienes permanece por años, por semanas o a veces, por unas horas. En el inicio de la serie eran Susan y dos profesores de la escuela a la que ella, siendo Time Lord, había decidido asistir mientras exploraban el Londres de 1963. Conforme pasan los años, varios regresan a sus propias vidas, otros son olvidados y algunos mueren. De las más destacadas, Sarah Jane Smith permaneció en el programa por cuatro temporadas y regresó a la serie “moderna” en dos ocasiones. O el Brigadier Alistair Lethbridge-Stewart, quien permaneció en la serie desde la primera hasta la séptima temporada, sin contar a K9, un perro robot del año 5000.

 

Otra faceta del Doctor es que generalmente se niega a usar armas. En lugar de un lightsaber o un phaser, tiene un destornillador sónico, que muchas veces hace las veces de un deus ex machina. El destornillador es precisamente eso, excepto que creado en el futuro y, al estilo de una navaja suiza, con distintas configuraciones que le permiten abrir o sellar puertas, emitir alertas, activar o quemar circuitos y, en fechas recientes, leer los signos vitales de algún personaje, aunque eso sí, no funciona con la madera. Cada Doctor tiene su propio diseño de destornillador y se pueden conseguir réplicas en Amazon, Thinkgeek y prácticamente cualquier escaparate nerd. Algunas encarnaciones no usaron el destornillador o lo adaptaron para que tuviera nuevas formas, como las gafas de sol sónicas de Peter Capaldi.

Ahora, tal vez los confunda el hecho de que las temporadas actuales se cuentan de la 1 a la 10, que es la que está corriendo en este momento y que de todas maneras se diga que estamos viendo al decimotercer Doctor. Aquí es en donde se pone complicado, niños.

Las primeras 26 temporadas de Doctor Who (sí, veintiséis) suceden entre 1963 y 1989. En ellas, vemos las encarnaciones 1 a 7 del Doctor y a una multitud de acompañantes. Después, Doctor Who fue cancelada.

 

A pesar de que se hicieron intentos de reactivar la serie, el único que vio frutos fue el de una película para televisión en 1996. Doctor Who, la película, nos presentó a la octava encarnación del Doctor y su antagonista fue el villano clásico llamado The Master, otro Time Lord, encarnado por Eric Roberts en un intento por ampliar el mercado hacia Estados Unidos, país en donde sucede toda la cinta.

Luego de la película, comenzaron de nuevo los planes para llevar la serie a la televisión. Fue hasta 2003 cuando se anunció que, en efecto, Doctor Who regresaría a las pantallas y que no se trataba de un reboot o un remake, sino de la continuación de las aventuras. Para hacer la distinción, las primeras 26 temporadas se conocen como Doctor Who Clásico.

El elegido para encarnar al noveno Doctor fue Christopher Eccleston, a quien seguro han visto en papeles como el de Destro en la primera película de GI Joe, el villano en Gone in 60 Seconds y el hombre invisible en Héroes, además de tomar el papel de John Lennon en la película para TV Lennon Naked y como Malekith en Thor: The Dark World.

Como acompañante se eligió a Billie Piper, una actriz y cantante británica que serviría como los ojos y oídos del espectador ante las criaturas y sucesos extraordinarios de la serie. Esta nueva temporada de Doctor Who comenzó en 2005 y se toma como la primera de la era moderna del programa.

La pregunta obligada es ¿necesito ver las 26 temporadas anteriores de Doctor Who para entender qué es lo que está pasando en las actuales? La respuesta es no. Se puede comenzar desde cualquiera de tres puntos: el primer episodio de la serie de 2005, Rose, el primero de la quinta temporada, The Eleventh Hour o el primero de la décima, The Pilot. Todos contienen explicaciones de la trama del programa para los recién llegados. De la primera a la cuarta temporadas el show estuvo dirigido por Russell T. Davies, quien además lanzó varios spinoffs basados en personajes aparecidos en la serie, como Torchwood y Las Aventuras de Sarah Jane. De cualquier manera, todo lo que ha sucedido en los 50 años de la serie es canon.

 

A partir de la quinta temporada, Steven Moffat, quien había sido parte del equipo de guionistas, tomó las riendas como el showrunner de Doctor Who, es decir, el jefe de escritores. con una nueva encarnación del Doctor, nuevos acompañantes y otro aspecto para el interior de la TARDIS. Es precisamente en estos días que la serie comenzó a hacerse popular en Estados Unidos y empezó a volverse más y más presente. Moffat también es el responsable de Sherlock, la serie de la BBC que tiene a Benedict Cumberbatch (sí, Smaug, el Necromancer y Doctor Strange) y Martin Freeman (sí, Bilbo) en los papeles principales.

Doctor Who tiene la distinción de poseer el récord Guinness en ser la serie de ciencia ficción más longeva de la historia, además de tener todo tipo de material que expande su mitología, desde libros hasta relatos en audio, pasando por animaciones, videojuegos y cómics. En 2013 se cumplieron 50 años de su estreno y se celebró con un episodio especial que, además de aparecer en televisión, fue proyectado en salas de cine de todo el mundo. En el programa, se reúnen 10, 11 y el Doctor de la Guerra, además de que hay una aparición fugaz de 12. Las reuniones de distintas encarnaciones del Doctor es un tema recurrente, particularmente cuando hay un aniversario de la serie en puerta.

En 2017, se anunció la salida de Steven Moffat y Peter Capaldi, el duodécimo Doctor, para dar paso a Chris Chibnall como showrunner y a Jodie Whittaker como la primera mujer en encarnar al Time Lord, aunque probablemente hay que llamarla Time Lady. Su primera aparición oficial sucederá en Twice Upon a Time, el episodio especial de Navidad en el que el primer Doctor conoce al duodécimo, cuando ambos están a punto de regenerarse, a pesar de que ninguno de ellos lo desea.


Si quieres comenzar a ver la serie, el especial de Navidad puede ser otro de los puntos de entrada para ti, aunque tendrás que esperar al otoño de 2018 para ver los nuevos episodios. Desafortunadamente, en nuestra región no está claro si algún canal transmitirá el especial y los nuevos episodios, debido a que BBC dejó de tener presencia en América Latina y el canal SyFy, que se había dedicado a transmitir el programa, anunció hace unas semanas que ya no lo hará.

Es una serie que puede disfrutar gente de todas las edades y que está en constante evolución. Las temporadas 1 a la 9 están disponibles a través de Totalplay, por medio de su servicio de video bajo demanda.