Aviso: este artículo puede contener lenguaje fuerte o muy fuerte que podría ser ofensivo para algunas personas. Contenido visual o escrito, así como violencia ficticia y/o gore inquietante.

Por Dr. Beltrán

Pregunta: ¿Puede un ser, invadir un cuerpo humano y mutar su forma hasta convertirse en otro completamente diferente?

Respuesta: Por supuesto que sí.

Esto que vemos en películas como Alien (1979), se le conoce como parasitosis y es claramente un hecho real. Los ejemplos más monstruosos incluyen gusanos, ya sean planos (Platelmintos) o redondos (Nematelmitos), de los cuales los llamados Ascaris lumbricoides son muy especiales.

Todo empieza cuando ingerimos sus huevecillos embrionados que miden de 45 a 60 micras, que es mucho menos que un milímetro. Después de tres semanas, se rompen ocasionando que las larvas invadan poco a poco las paredes del intestino, una vez ahí pueden crecer hasta llegar a los 25 o 30 centímetros de largo, por 5 milímetros de ancho.

Un ser humano puede llegar a hospedar cientos de gusanos dentro de sus intestinos y estos pueden vivir hasta dos años, reproduciéndose con éxito, ya que una hembra pone alrededor de 250, 000 huevos.

Pero hay una historia más mórbida que contar. En ocasiones, las larvas del intestino crecen y proliferan de tal forma que se acumulan generando, literalmente, un tapón o una madeja de gusanos - en términos médicos, bezoar- que impiden el tránsito del contenido intestinal ocasionando dolor, náuseas y vómitos, a tal grado que el enfermo tiene que ser operado para removerlo.

En otras circunstancias, las larvas pasan del intestino a la circulación sanguínea, recorriéndola hasta llegar al corazón y los pulmones, buscando nuevos sitios para vivir y crecer. Esta fase puede pasar inadvertida o mostrar síntomas de una gripe común o un cuadro llamado Síndrome de Loeffler, que incluye fiebre, tos con flemas y expulsión de gusanos vivos que podría ser por la nariz.

Estos videos contienen imágenes de cómo se remueven estas desgracias del cuerpo humano, puede contener lenguaje fuerte o muy fuerte que podría ser ofensivo para algunas personas. Contenido visual inquietante.

Moraleja: Lo que comemos, puede terminar comiéndonos y salir abruptamente cuando esté listo.