dore

Por Daniel Castro Cuéllar

José Parés (1926-2006) coreógrafo puertorriqueño, radicado en Venezuela, mejor conocido internacionalmente por su carrera en el ballet clásico, tanto en el montaje como en la pedagogía del mismo, también se desarrolló en el arte literario; y, aunque no fue de manera tan generosa como en el ballet, sí dejó algunas obras relevantes tales como este libro.

1

Por el tiempo de escritura de los cuentos aquí presentados, estos se encuentran antes y durante el Boom latinoamericano, sin pertenecer propiamente a tal periodo. De modo que, ya sea por la pobre distribución o causas ajenas, obras como la de Parés quedaron perdidas a la sombra de los más grandes exponentes del Boom.

A pesar de su excelente contenido, es un texto conocido por un sector limitado. De igual forma, se pueden encontrar sólo unas pocas reseñas e impresiones de este libro, como la de Oscar Albán para la revista Actual. En ésta destaca la separación temática que tiene la obra: por una parte, De mis monstruos… que reúne diecisiete relatos distinguidos por la “temática del absurdo”. Por otra, Y otras quimeras… con dos relatos de los cuales “uno de ellos se maneja a través del realismo mágico y el otro a través de elementos totalmente realistas”. No obstante, sería injusto afirmar que dichos relatos únicamente se distinguen
por su cualidad absurda, que, si bien sí está presente, no es el único recurso destacable en ellos.

“Los cuentos son asilos donde los personajes viven en soledad y desbordan su locura” comenta Albán sobre De mis monstruos... Dichos cuentos están unidos por el tratamiento irónico de sus temas, pero van de relatos simplemente sorprendentes a relatos que rayan en lo escalofriante. Como “El lunar azul” cuyo protagonista descubre una noche que en su cuello está creciendo un monstruo con apetito feroz que no deja de mordisquear su oreja y, de no alimentarlo, corre el riesgo de ser comido por él. O “Mi mujer” donde un hombre, educado a la antigua, conoce a su “mujer perfecta”, es decir, una que no tiene boca y que no puede decir una palabra. Su matrimonio empezará felizmente, hasta que él mismo descubrirá que su esposa sí tenía una boca y que representa un problema mayor que tener que oír como estuvo su día.
En “La sombra” el protagonista pierde misteriosamente a ésta y, ante la incompetencia de los servicios policiales, no puede más que esperar encontrarla por sí mismo. Con el tiempo su sombra regresará, pero no para ocupar su lugar acostumbrado, sino para remplazarlo en sus actividades comunes hasta quedarse con su vida. Su caso no será el único, puesto que, después de él, más personas empezarán a reportar sombras perdidas.
Cabe destacar los cuentos dedicados a los animales, cuyas sofisticadas metáforas recuerdan a las fábulas de Esopo o a La rebelión en la granja de Orwell. Cuentos como “El banquete” o “El teatro” representan la compleja realidad humana con animales que compiten y se devoran entre sí; o en sofisticadas reuniones que remiten a la complicada lucha de clases.

Y otras quimeras… consta lamentablemente de sólo dos cuentos. De estos, “El gallo tapado” se distingue de los demás textos del libro al no acudir a ningún recurso fabulístico o a metáforas muy complejas. Sin embargo, goza de una narrativa directa y brutal similar a la del mejor momento del autor uruguayo Horacio Quiroga. Su argumento es sencillo, un joven pagará un alto precio por llevar una vida encaminada al deseo.
De mis monstruos y otras quimeras es una obra que conjunta en sus cuentos terror, ironía, fabula, naturalismo, entre otros recursos; en textos breves que van en promedio de dos a diez páginas. Su brevedad puede ser una de sus mejores virtudes, pues permite tener cuentos ligeros en cuanto a la narración, pero complejos en cuanto a la significación; de modo que ningún texto llega a sentirse tosco o demasiado barroco. Halagos a la obra de Parés se pueden hacer muchos, por el contrario, en cuestiones
de distribución, es una obra poco difundida: No existe versión digital y la versión física sólo puede conseguirse en algunas librerías de viejo en el extranjero; así que, si el lector curioso realmente desea obtener un ejemplar, éste puede tener un costo desgarrador.

2