Por Dr. Beltrán

Pregunta: ¿Es posible trasplantar órganos completos de animales a un ser humano?

Respuesta: Técnicamente sí. De hecho, ya se hizo.

Cuando hablamos de trasplantar órganos de algún animal a un humano, se le denomina Xenotrasplantes (Xenos por extranjero). Fue el Dr. Brown-Séquard, nacido hace casi 200 años en la isla de Mauricio al sur de África, el primero en describir los efectos del reemplazo hormonal basados en extractos de testículo de simio.

Idea que fue retomada por Serge Abrahamovitch Voronoff, un médico ruso que empezó trasplantando testículos de cabras, para después auto inyectarse extractos sin grandes resultados. Fue el 12 de junio de 1920 cuando da el gran salto y logra trasplantar pequeños fragmentos de testículos de chimpancé a escroto de humanos, con un efecto rejuvenecedor de los pacientes. Ahora creemos que todo esto está relacionado al afecto placebo.

Existe la teoría de que las cirugías del Dr. Voronoff fueron las que originaron las mutaciones virales desde simios, hasta los seres humanos. Formando así un tipo de virus especial que ataca las defensas de los humanos, generando un síndrome conocido como SIDA. Pero eso es motivo de otra historia Mórbida.

IslandOfDrMoreau2
Escena de la Isla del Dr Moreau (1977)

Claro que de eso a la Isla del Dr. Moreau, hay una gran diferencia. Los xenotrasplantes tienen un destacado momento en noviembre de 1984 cuando Stephanie Fae Beauclair recibió un corazón de mandril, debido a un defecto cardíaco de nacimiento. Desafortunadamente, murió a los 21 días por un rechazo al órgano. Es decir, sus células - leucocitos, neutrófilos y  más- detectan como extraño el órgano trasplantado y lo atacan hasta que deja de funcionar.

Ahora, con los avances en la genética, se espera poder modificar simios o cerdos en los que crezcan órganos sólidos y dárselos a quienes necesiten un hígado, páncreas o incluso un corazón nuevo, llevando la información genética del enfermo para evitar los rechazos de injertos. El proceso aún está en pañales.

Moraleja: Caras vemos...corazones, páncreas, hígados, no sabemos.