Por Roberto Coria

Iba a seguir con el doble victoriano, pero las circunstancias me hacen cambiar de planes.

critica-expediente-warren-the-conjuring-tensi-L-RJbViHHablar del matrimonio de Edward y Lorraine Warren, fundadores de la Sociedad de Investigación Psíquica de Nueva Inglaterra , así como de otras personas de su gremio, es controversial. Primeramente por su objeto de trabajo y el escepticismo natural que arrancan entre los no creyentes. Después por la charlatanería –descarada muchas veces- en se mueven “investigadores serios” de lo oculto. Todos los hemos visto aparecer en banales programas de chismes del espectáculo o anunciarse en revistas similares. Una verdadera moda televisiva, conocida como reality shows exhibidos en canales prestigiados como History channel y Discovery channel, sigue sus andanzas en programas como Ghost hunters, Paranormal state, A Haunting, Paranormal witness o Psychic kids. Si el más allá existe o no, no lo discutiré en este momento. Lo que es seguro es que miles de personas, alrededor del mundo, han dado testimonios de su encuentro con la otredad y devoran con avidez todo lo que tenga que ver con ello. Asumiré una postura segura que escuché decir hace tiempo a mi abuela: “yo no creo en esas cosas, pero de que existen, existen”. Regresando a los Warren, ambos admiten las etiquetas que les han colocado. “Nos han dicho cazafantasmas, investigadores paranormales, locos”. Ed fue (murió el 23 de agosto de 2006) un demonólogo y Lorraine una clarividente y médium afamada. Lo que no puede cuestionarse es su capacidad comercial. La pareja sacó provecho de los más de 10 mil casos que aseguran haber investigado: publicaron media docena de libros y han inspirado otros tantos (El Demonólogo, la extraordinaria carrera de Ed y Lorraine Warren de Gerald Brittle es el más popular), dan conferencias a lo largo de su país, son consultores (ella que le sobrevive) en televisión y crearon un Museo con los artículos malditos que colectaron a lo largo de los años. Esto –el mercantilismo- podría poner en duda lo legítimo de su cruzada. Creo que no debemos juzgarlos a la ligera. Como también dice mi abuela, “hay que corretear la chuleta”. Pero si son auténticos o un fraude, no es lo que me importa en este momento. Las experiencias de esta pareja hecha en el cielo (¿o debo decir el infierno?) ha propiciado un muy inteligente largometraje.

conjuring

El Conjuro (James Wan, 2013) no se basa en la que tal vez es la más sonora de sus intervenciones, la del Horror de Amityville, sino en la pesadilla que vivió la numerosa familia Perron (integrada por papá, mamá y cinco hijas) al mudarse a una vieja casa en in Harrisville, Rhode Island en el año 1971. En muchos sentidos, siguen señales que hemos visto en otras ocasiones: advertencias, niños que comienzan a tener amigos imaginarios, la aparición de objetos misteriosos, relojes que se detienen a una hora maldita, objetos que se mueven de su lugar original y apariciones fugaces. Posteriormente, el mal se desata, y sólo dos personas pueden evitarlo. “Dios nos unió por una razón”. Todo lo orquesta venturosamente el director Wan apoyado de una estupenda puesta en escena ambientada en la época en que nací, sólidas actuaciones, una briosa e inspirada partitura de Joseph Bishara y una cámara ingeniosa de John R. Leonetti en una película que evoca a un horror clásico, libre de efectismos, como el que nos causó El exorcista (William Friedkin, 1973) o El horror de Amityville (Stuart Rosenberg, 1979). Lo he dicho en el pasado: si no pretendes innovar, usa bien lo que ya existe. Pude ver cómo en más de una ocasión el respetable, literalmente, saltaba de su butaca. Y eso se debe a la habilidad del director de crear una atmósfera opresiva que tiene momentos verdaderamente logrados. No digo cuáles para no estropear la sorpresa. Vera Farmiga (la psicóloga de Los infiltrados y muy recientemente la Señora Bates televisiva) y Patrick Wilson (el pedófilo de Niña mala o Búho nocturno en Watchmen) encarnan de manera convincente a los Warren, cuyo famoso caso Annabelle (una muñeca poseída) sienta el precedente perfecto para un relato que te captura de principio a fin.

THE CONJURING

Su impresionante éxito comercial –y entre la crítica- ha asegurado, por lo menos, una aventura más de los Warren. No una secuela directa, porque la historia es un envoltorio perfectamente cerrado. Por lo pronto Farmiga y Wilson han firmado ya un contrato para interpretarlos de nueva cuenta. El matrimonio Warren –al menos el del celuloide- tiene en mí un nuevo seguidor.

Roberto Coria es investigador criminal y de lo sobrenatural. Se ha especializado en literatura y cine fantástico. Imparte desde 1998 cursos, talleres, ciclos de cine y conferencias sobre estos mundos en diversas casas académicas. Es asesor en materia literaria de Mórbido. Escribió las obras de teatro “El hombre que fue Drácula”, “La noche que murió Poe” y “Renfield, el apóstol de Drácula”. En sus horas diurnas es Perito en Arte Forense de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal.