Por Dr Beltrán

La naturaleza tiene métodos para preservar la vida muy peculiares, como los casos que conocemos de criptobiosis. Se trata de un estado en el que disminuye el metabolismo de los seres vivos cuando existen condiciones medioambientales extremas, como es el caso de las ranas Lithobates sylvaticus. Éstas tienen la facultad de vivir en Canadá durante el invierno, pues se entierran en la nieve para estar en un estado de, casi, congelación total. Sus ojos se vuelven blancos por que el humor acuoso llega casi a congelarse, pero es protegido (al igual que la sangre), por la glucosa que hace la función de criopreservador, o sea un anticongelante natural. La respiración, los latidos y los movimientos musculares se detienen, permaneciendo en un estado de animación suspendida hasta que se descongela. Lo primero que sale de la congelación es el corazón, así se reactiva la circulación y se evita que los órganos se dañen conforme se descongelan.

rana
Otro caso reconocido es el de los osos, quienes al comienzo del invierno buscan una cueva cómoda y protegida del frío para acurrucarse y dormirse de 5 a 7 meses. Este proceso se llama hibernación y, hasta ahora, no estamos muy seguros de lo que ocurre con los órganos del oso en ese tiempo. Es decir, ¿cómo pueden sobrevivir medio año sin comer? La revista Science publicó el primer estudio exhaustivo de la hibernación del oso*, éste reveló que su metabolismo se desacelera a un 25% de lo normal y el oso disminuye su temperatura corporal a unos 5º C. También pierde peso debido al consumo de grasa corporal y, un poco, de la musculatura.

Tener una técnica que nos permita conservar la vida es parte del sueño de los alquimistas modernos y como empezamos a ver en la entrada pasada de Desde el quirófano con el artículo de Criónica ¿cómo revivir en el futuro? , no es un asunto fácil. Por un lado está la conservación de órganos como riñones, pulmones, hígado y corazón, lo que hoy es posible en bajas temperaturas, pero nunca en congelación. Es por esto que los órganos tienen que ser implantados rápidamente, no más de unas horas después de ser "procurados", término que se emplea en caso de las donaciones cadavéricas. Y es que la falta de oxígeno daña las células de cualquier organismo y lo mismo pasa con los órganos destinados al transplante. Pero la conservación de válvulas cardíacas es algo más novedoso, pues hay muchos enfermos que requieren transplante y que no pueden ser operados por elementos sintéticos.

¿Aluno de ustedes vio Repo men de 2010? La cinta dirigida por Miguel Sapochnick relata algo como de lo que estamos hablando. La primicia: si necesitas un órgano, pero no encuentras donador, la empresa conocida como La unión te vende uno artificial a cambio de cuotas mensuales que, si dejas de pagar, simplemente y sin negociar te extraen dicha pieza.

Pero, ¿por qué no podemos simplemente congelar los órganos? , ¿que sucede cuando las células son sometidas a la congelación? El agua intracelular se congela y forma cristales que hacen que las paredes celulares se rompan. Sólo las células más resistentes pueden sobrevivir, como las de la sangre. ¿Cómo evitar la formación de cristales que hacen que los órganos no sobrevivan? Para esto se han desarrollado nuevas áreas de la ciencia. Los criobiólogos, como los de la Universidad de Helsinki, en específico Anatoli Bogdan Ph.D., publicó en el Journal of Physical Chemistry, un artículo en el que estudia a los organismos vivos en bajas temperaturas. Esto lo hace intentando formar un líquido solidificado que no esté cristalizado. Le ha llamado agua vítrea o hielo amorfo de baja densidad (ABD), que es generado por gotitas acuosas diluidas, súper enfriadas gradualmente. El hielo ABD se funde en agua altamente viscosa (AAV). Esto puede ser el principio de la conservación de los cuerpos en congelación.

Células vitrificadas es la solución a la conservación de los órganos, pero para poder lograrlo es necesario usar crioprotectores que resultan ser altamente tóxicos. Por ahora sólo se han logrado éxitos en órganos animales como riñones o hígados de conejos a -135 ºC, por parte de investigadores de Ontario California liderados por Greg Fahy, viceprecidente y jefe de científicos de la empresa Twenty-First Century Medicine. El inconveniente encontrado es que, una vez re implantados los “órganos vitrificados”, los animales mueren por el efecto tóxico de los crioprotectores. Intentos de desarrollar sustancias crioprotectoras fáciles de difundir, que se puedan eliminar y que no tengan efectos tóxicos, son los siguientes retos para los investigadores en las siguientes décadas. Por que, además esto generará un negocio muy rentable, como en Repo men, amenos que descubran la forma de hacer carbonita. Esta aleación se mezclaba con gas tibanna y se congelaba en bloques para su transporte.  Se presentó en el Episodio V Empire Strikes Back cuando ponen en animación suspendida a Han Solo. Por mi lo hubieran dejado así, creo que le lloro más Chewbacca, de lo que la princesa Leia lloró a Han Solo. Chequen el video.

*Texto sólo en inglés.