Por Dr Beltrán

Llamamos criónica (antiguamente se le llamaba criogenia), a la conservación de un cuerpo mediante la utilización del frío. Hemos escuchados muchas historias sobre alguien que es puesto en congelación para ser revivido más adelante. Algunos casos del mundo de la ficción son El Capitán América, quien fue descubierto en un bloque de hielo. Seguramente también han escuchado la historia de que Walt Disney fue colocado en congelación, bueno hasta Dr Frío podría entrar en este conteo. Pero, ¿cómo es que esto pasa del mito a la realidad?, ¿cómo es que la congelación tiene aplicaciones reales en la medicina?

Hoy sabemos que la congelación tiene utilidades en la destrucción de células cancerosas y curación de úlceras en la matriz, entre otras cosas. Pero vengo aquí a contarles historias aún más avanzadas que algo como que un dermatólogo congela verrugas en su consultorio.

Hay ejemplos como las investigaciones de la Universidad de Krakenhaus- Eppendorf y la Clínica Universitaria de Hamburgo, donde se han estudiado técnicas de conservación de sangre usando nitrógeno líquido que congela la sangre de un donador a -196ºC, con lo cual se preservan hasta un 90% de glóbulos rojos. El Dr Andreas Sputekk emplea la conservación celular gracias a la adición de ácido hidroxietílico que, cuando se descongela, no tiene efectos secundarios. La congelación de las células rojas es adecuada en casos de grupos sanguíneos raros, problemas debido a múltiples anticuerpos y, posiblemente, como una ayuda provisional durante periodos de escasez, en casos de desastres civiles o militares. Como cuando Skynet cumplió su amenaza de reemplazar humanos con máquinas, ¿recuerdan la escena clásica de la pelea del Terminator original contra el T1000 y cómo lo congelan con nitrógeno líquido?

En esta liga les dejo  un artículo médico relacionado con la congelación de eritrocitos, el texto está en inglés.

También está la famosa congelación de células madre, desde la sangre de los bebés recién nacidos se obtienen del cordón umbilical de forma que, si en algún momento se requieren, puedan ser empleadas. Estas células tienen la capacidad de transformarse en cualquier célula del cuerpo, es por eso que son tan importantes. Su conservación, también llamada Stem Cell, es posible gracias a que empresas privadas, a cambio de cuotas variadas que inician con pago de 1990 euros y cuotas anuales de 30 euros. No sé cuánto cuesta en México, pero lo que no me gusta es que su uso en el futuro aún no está documentado, pues tenemos realmente poco conservando células madre.

Lo que es cierto es que esta tecnología aún no ha salvado a nadie, tal vez porque los potenciales pacientes aún son muy jóvenes. También están los casos de congelación de óvulos con un costo de 5000 euros o más. Esto funciona como una posibilidad para mujeres que aún no están listas para embarazarse, existen casos de mujeres de más de 70 años y actualmente gestando. También tenemos Arcas de Noe donde se conserva el ADN de las diferentes especies, por lo que se tiene el plan de evitar que haya animales que puedan extinguirse. Y me recuerda claramente a Jurassic Park donde congelaban muestras de diferentes dinosaurios y ¿porque no?, podrían ser ya hasta los embriones pues las tecnologías de biología molecular hacen posible que en el futuro se puedan volver a recrear especies extintas.

Pongan atención al minuto 1: 30 del siguiente video:

Hay otros ejemplos del uso de bajas temperaturas para la conservación de los tejidos. Se desarrolló la técnica de poner los cuerpos en hipotermia para disminuir su metabolismo, así pues, el consumo de oxígeno disminuye 8% por cada grado de temperatura disminuida en relación a los 36 ºC que en promedio tiene una persona sana. Se le llama hipoterma inducida a la técnica en la que la sangre del paciente es mezclada con líquidos fríos, pero hay que tener cuidado en cómo se hace pues pueden producirse alteraciones del ritmo cardíaco cuando la temperatura es de 31 ºC, pero incluso cuando llega a los 28 º C el corazón deja de latir. Esto se emplea en las operaciones de corazón donde la función del bombeo de sangre es suplida por una máquina llamada bomba de circulación extra corpórea. La hipotermia inducida también se utiliza cuando queremos proteger el cerebro como en los casos de recién nacidos con poco oxígeno o en pacientes accidentados donde queremos evitar daño de neuronas por inflamación de cerebro, lo que llamamos edema cerebral, como en el sonado caso de Michael Schumacher y su terrible accidente en la nieve, o el de muchos otras personas que tras un accidente son puestos en un estado de hipotermia controlada para disminuir el estrés y tratar de preservar la mayor cantidad de neuronas que de caso contrario se perderían por el edema cerebral.

Pero así como hay negocios en la congelación de células madre, hoy hay un gran negocio sobre la congelación de humanos. Muchas empresas en Estados Unidos le prometen a los “clientes” una congelación segura que les da la oportunidad de “revivir” después de muertos, desde 60,000 dólares. Pero el secreto es que ninguna persona ha sido descongelada y que es muy difícil que el sujeto “clínicamente muerto” pueda sobrevivir ( o en todo caso sus células después de un proceso de congelación). Voy a mencionar el ejemplo del Instituto Crigénico Clinton Township que utiliza, una vez más, nitrógeno líquido y congela los cuerpos a - 196 ºC. Hoy día cuenta con 83 pacientes. También está la organización ALCOR, que tiene su propia página y publicaciones científicas sobre estudios de criobiología intentando dar un toque más científico a los proyectos de congelamiento de humanos. Ellos utilizan un dispositivo de compresión torácica LUCAS, por su siglas en inglés de Lund University Cardiac Assist System,  es utilizado para restablecer la circulación sanguínea y la oxigenación en pacientes que serán sometidos al proceso de congelación  tras un paro cardíaco, (esto tiene un poco de más sentido). Por cierto, esto se relación con una columna anterior sobre RCP.

Pero esto no es como en Futurama con Fry, les tengo una mala noticia. Si algún día se intenta descongelar a estos muertos las posibilidades de sobrevivir no son muchas, en especial por que las células que son preservadas frecuentemente son lesionadas debido al congelamiento del agua intracelular durante el enfriamiento o el calentamiento posterior hasta la temperatura ambiente. Y es que el proceso de congelamiento de agua intracelular causa daños irreparables, pero hay técnicas que buscan contrarrestar este efecto y la palabra clave es células vitrificadas, pero la dejaré para la siguiente semana en Desde el quirófano.