Después de que en Kingsman: El Servicio Secreto, los elementos restantes de la organización secreta se las arreglaron para que murieran una buena parte de los one-percenters del planeta, es hora de que los agentes británicos enfrenten una nueva amenaza, con la ayuda de sus contrapartes estadounidenses.}

La acción, las parodias, los homenajes y las risas regresan a la secuela. Ahora, la villana será Poppy, interpretada por Julianne Moore y ver el mundo de los otros espías le da otro nivel de diversión. Por supuesto, seguirán los homenajes a otras películas de espías, pero ¿qué pasará con la organización ahora que su cuartel general fue destruido? ¿Cuántos Kingsman quedan en el mundo?

Lo que no es una sorpresa es el regreso de Colin Firth como Harry, algo que se dejó bastante claro en el momento en el que se publicó el póster a continuación, hace varios meses. Además, es fácil justificar el que no esté muerto: el personaje de Sam Jackson jamás había matado a nadie y recibir una bala en la cabeza no es garantía de muerte inmediata.