Existen hábitos que muchos tenemos al estar en una sala de cine para ver alguna película, tal vez el más común sea comprar palomitas en la dulcería para disfrutarlas mientras estamos ahí. En la época de la Gran Depresión eran varios los ciudadanos estadounidenses asistían al cine para evadir su realidad y tener un momento de entretenimiento, muchos tenían la necesidad de consumir algún alimento durante la proyección para que sus estómagos también se mantuvieran entretenidos, así que la solución para tenerlos satisfechos fue ofrecerles palomitas debido a que era algo que sí podía estar a su alcance, además de que resultaba una opción deliciosa que funcionaba para olvidar el hambre durante un rato.

La venta de palomitas en los cines se ha convertido en un negocio millonario y también es ya una tradición obligada, era cuestión de tiempo para que alguien tuviera la idea de llevar esa deliciosa botana a las casas para que la gente las comiera mientras veía televisión o alguna película en algún formato casero, y actualmente hay quienes las disfrutan de igual manera en lo que juegan videojuegos, leen, tienen una reunión o hacen cualquier otra actividad. Entonces, ¿en qué momento surgieron las palomitas de microondas?

Las palomitas llegaron a los hogares primero como granos de maíz de un tipo especial que podían prepararse en una olla u otro recipiente parecido, era sencillo hacerlas sólo friéndolas con aceite vegetal  y esperando a que explotaran para que quedaran listas. Durante los años 50 se volvió sumamente popular la costumbre de preparar palomitas de maíz para comerlas mientras se veía televisión, sobre todo en Estados Unidos, y conforme fueron pasando los años la botana fue evolucionando tras la llegada de los hornos de microondas, así como su posterior posicionamiento como algo que no podía faltar en una cocina.

Cada vez se volvió más común tener un horno de microondas en un hogar y esto ayudó a que llegaran las palomitas en una entonces novedosa presentación dentro de una bolsa de papel doblada de manera especial que ya incluía los ingredientes necesarios para su preparación y que únicamente tenía que calentarse durante cierto tiempo en un microondas, ahorrando así el tiempo y trabajo que antes costaba prepararlas.

Un primer diseño de la ya conocida bolsa de palomitas de maíz para microondas fue patentado por la compañía estadounidense General Mills en 1981, a partir de ese momento siguieron evolucionando y de repente fueron surgiendo distintas marcas que ofrecían esa delicia tan ligada a la tradición cinematográfica, prometiendo que serían igual de buenas que las ofrecidas en las salas de cine. Con el producto ya establecido en el mercado, el siguiente paso fue ofrecer algo extra y así llegó una variedad de sabores para todos los gustos.

Actualmente es muy común poder encontrar nuestras palomitas de microondas predilectas en una tienda cercana o en algún centro comercial, siempre disponibles en cualquiera de sus variedades, incluyendo mantequilla, extra mantequilla, natural y reducidas en grasa. Lo que empezó como un hábito en las funciones de cine, ahora es un hábito que se puede tener en cualquier lugar que cuente con un horno de microondas.

Así como disfrutas de unas palomitas durante las funciones de Mórbido Fest 2017, también puedes disfrutar de Palomitas Cinépolis mientras estás en la comodidad de tu casa.