Zombis o humanos ¿Quiénes son los verdaderos monstruos?

busan-portada

El género zombi puede sonar sobrevendido para cualquiera: cada año hay por lo menos cinco películas del tema, además de los programas de televisión que incluyen a los cadáveres caminantes de distintas maneras, como soldados de la guerra civil estadounidense infectados en Legends of Tomorrow o que tienen a los personajes como el tema central, como iZombie o Z Nation.

wwz

Sin embargo, no todas logran el cometido que tiene la ficción de monstruos, el revelar y estudiar la naturaleza del humano. A pesar de su enorme éxito, I am Legend, basada en la novela de Richard Matheson, olvidó resaltar el hecho de que en el mundo de los infectados, el monstruo es aquél que no lo está. Sucede algo similar con World War Z, en donde importaba más mostrar imágenes impactantes de zombies a toda velocidad que se comportan como una comunidad de hormigas agresivas que la intención original de Max Brooks de retratar cómo en una situación de desastre, la burocracia puede ser más devastadora que una enfermedad mortal.

seoul-station

Pero en el caso de Seoul Station, exhibida en Mórbido Fest y ganadora del Premio de la Prensa, el espectáculo no sobrepasa al trasfondo social que Yeon Sang-ho quiso imprimir en su película animada. Eso no quiere decir que sea una película aleccionadora o demasiado solemne, porque después de todo, estamos tratando con el mismo tipo de infectados de World War Z o 28 Days Later. La apuesta sigue siendo entretenida y disfrutable, pero Sang-ho no favorece los sustos fáciles solo porque se verán geniales. De hecho, el contagio comienza por la negligencia y maltrato de integrantes de prácticamente todos los estratos sociales e instituciones públicas hacia un anciano que requiere de ayuda médica y que se convierte en el paciente cero.

Seoul Station 2

A partir del contagio, podemos ver temas similares a los de World War Z, pero desde el punto de vista surcoreano, desde la marcada división entre las clases sociales del país hasta la terrible ineptitud de los cuerpos de seguridad, quienes padecen de miopía extrema y consideran que la infección no es más que un intento de revolución de las clases bajas.

No podemos negarlo: nos encantan las películas y series en donde los monstruos, en este caso, los zombis, causan una carnicería brutal. De no ser así, The Walking Dead no estaría en plena séptima temporada. Sin embargo, siempre será refrescante tener nueva ficción en la que el autor comparte su visión del mundo y en la que, por medio de nuestras peores pesadillas, revela la verdadera naturaleza del humano, que puede ser incluso más tenebrosa que cualquier criatura que nuestra imaginación construya.

Para seguir con el banquete zombi, el 6 de diciembre se estrena en Cinépolis Estación Zombie: Tren a Busan, la secuela de acción real de Seoul Station, en la que Yeon Sang-ho nos volverá a hacer estremecer, tanto con los intentos de supervivencia de los protagonistas, la invasión de los reanimados y lo más aterrador, la verdadera esencia de los humanos.