Batfleck, el fin del mundo y los engranes en la maquinaria

Inicia el año y oh, tragedia de las tragedias, Ben Affleck sale a decir que lo de Batman no es una cosa 100% segura y que si las cosas no se alinean a su gusto, no la va a dirigir. Explota Internet (poquito), lloran los fans, se estremecen los ejecutivos de Warner.

Bueno, en realidad no.

Inicia el año y todavía con la nube embriagante del pavo, los romeritos y la sidra Santa Claus, muchos medios reportan la muerte inminente de la nueva película de Batman. Lo cual es impreciso e irresponsable, aunque con los aumentos a la gasolina y a absolutamente todo lo que cueste dinero en el país, pues no es tan grave. Pero las aficiones y las pequeñas cosas son importantes para ser una persona completa, así que volteemos a ver a Batfleck.

La declaración del actor y director a The Guardian fue, cuando le preguntaron acerca de The Batman:

Esa es la idea. Pero no es una cosa segura y no hay guión. Si no se integra todo de una manera en la que yo crea que es genial, no la haré.

Oh, no ¿qué hará el encapotado ahora?

Primero, hay que notar que el que la película no sea dirigida por Ben Affleck no quiere decir que no va a suceder. La declaración la hizo en torno a si dirigiría la película, lo cual quiere decir que en el remoto caso de que decidiera no hacerlo, de cualquier manera lo veríamos a él en el batitraje y las batimallas. Es decir, si deja de dirigirla, la película no se muere... simplemente pasa al siguiente en la lista.

Por otro lado, esta no es la primera vez que Affleck dice casi exactamente lo mismo, con una diferencia: antes no decía "no hay guión", sino "se está trabajando en el guión". Y sí, también en sus declaraciones anteriores dijo que no hará la película si no es de la manera correcta.

Hay varias posibilidades. Una, que sea verdad: Affleck quiere hacer una gran película de Batman, no le gusta el guión y esta es su manera de presionar a Warner. Dos: el actor se quiere salir de un universo al que en cifras le está yendo más o menos bien, pero que el boca en boca está rompiendo poco a poco.

Tres (y la más probable, oh, lector postnavideño) es que esta sea la manera de Warner Bros. de intentar volver a generar confianza en el espectador. Llevamos tres películas tres esperando a que el universo DC "se ponga bueno". No pueden negar que todos hemos hecho lo mismo al salir de Man of SteelBvS Harley, Deadshot y sus Amigos. Volteamos con el de al lado y le decimos "no, mira, el otro tráiler sí se ve bien, vas a ver, van a corregir el camino". Y nada, volvemos a salir con el corazón roto.

La siguiente en la lista es Wonder Woman, que ojalá sea muy buena. Pero el plan de contingencia de Warner puede ser precisamente el que salga Ben Affleck a decir "yo, compañeros nerds, haré la película definitiva de Batman o nada. Batman o muerte". Con todo y lo de MARTHA y las tendencias asesinas, Batman fue lo que menos atacaron los fans en BvS, así que el actor y director tiene el sello de garantía. O, por lo menos, eso espera el estudio, que en realidad no logra darle una consistencia a su universo, para que sea familiar y accesible a los fans. En cambio, durante mucho tiempo permitieron que Zack Snyder, quien tiene mucha fuerza visual, pero no mucho más, dictara las líneas por las que se iba a construir el nuevo mundo de los superhéroes en DC/Warner. Así fue como terminamos con un Joker gangsta con tatuajes que no le gustó a nadie. Para que lo pongan en perspectiva, un Joker insatisfactorio no había pasado desde Cesar Romero.

Y eso que Cesar Romero presumía un gran bigote bajo el maquillaje

El punto es que estamos prontos a querer comunicar que se acaba el mundo, pero no será así. Es la resaca de 2016, que nos tiene en guardia, después de perder tanto. Si The Batman no es dirigida por Ben Affleck, llegará alguien más. Si el actor deja el papel, hay varios en fila para pintarse los ojitos con grasa para zapatos. Aunque, en este caso, lo más seguro es que no sea así y que todos, incluyendo a este que les escribe, seamos engranes en la máquina que le da publicidad a una película que todavía está lejos. Así es la vida.