Regularmente ponemos nuestras efemérides en Facebook (¡den like!), pero hoy es un día especial.

 

Tal vez para muchos de ustedes, 1984 sea un año en el que sus papás se vieron por primera vez, cuando eran adolescentes. Pero para los que, cajum, ya casi llevamos cuatro décadas en este planeta, fue un año único.

Imaginen el mundo de hace 32 años. No había Internet, teléfonos celulares, la televisión por cable era escasa y obviamente no existían Netflix y Spotify. No había servicios "bajo demanda", así que para obtener lo que querías, tenías que esperar. Eran tiempos duros. Era como el Viejo Oeste.

En realidad, no. Ahora se puede ver así y sus hijos reirán con sus historias "¿de verdad tenías que esperar a que una película se estrenara en el cine?". Para los que vivimos esa época, era lo común. Las funciones comenzaban prácticamente a la hora en la que estaban programadas, los tráilers solo se podían ver en las salas ¡había intermedio y permanencia voluntaria!

Pensándolo bien, sí era el Viejo Oeste.

El asunto es que 1984 fue un año que definió la vida de muchas personas, entre ellos, probablemente, los padres de los que están leyendo esto. Fue el año en el que se estrenaron dos películas que, curiosamente, combinaron el horror y la comedia y se volvieron emblemáticas.

 

Gremlins

La criatura se llama Mogwai y hay tres reglas: no dejes que el agua lo toque. No lo expongas a la luz brillante. Y jamás, no importa cuánto te ruegue, lo alimentes después de la media noche. Es evidente que las tres reglas deben romperse para que la aventura comience y podamos ver a los gremlins, esos seres míticos que los pilotos en las guerras juraban que bailaban en las alas de sus aviones, como en ese viejo episodio de Dimensión Desconocida.

No podrán encontrar a alguien en sus treintas que les diga que no sabe quiénes son Gizmo y Rayita (Stripe, en Estados Unidos). Tal vez no sepan decirles quién sea el protagonista, pero sí recordarán el momento en el que todos los gremlins están reunidos en el cine y cantan Heigh-Ho, de Blancanieves y los Siete Enanos. Es posible que no recuerden quién es Phoebe Cates, pero si les piden que tarareen la canción de Gizmo, lo harán.

Dato de trivia La escribió Chris Columbus, el director de Mi Pobre Angelito.

 

Ghosbusters

O "Ghost Busters", como se escribía originalmente, es otro de esos sucesos extraños en el cine, comenzando porque es una película exitosa que incluye a dos actores de Saturday Night Live (la mayoría han sido un desastre). Es otro de esos momentos en los que te preguntas cómo es que no se le había ocurrido antes a nadie más: "somos científicos y nos dedicaremos a capturar fantasmas".

La película está llena de comedia y momentos inolvidables, además de que le dio personalidad y diversas formas a los fantasmas, en lugar de que fueran simplemente espectros atormentados por la eternidad. Y no solo eso, de pronto cualquiera podía ser un Cazafantasmas. Querías ser Peter Venkman, Egon Spengler, Ray Stantz o Winston Zeddemore. Querías ponerte una mochila de protones y salir a enfrentar a Pegajoso. Querías salvar al mundo. Demonios, todavía queremos hacerlo.

Dato de trivia Eddie Murphy iba a ser Winston y cuando no se unió a la producción, el personaje tuvo menos presencia.

 

 

Como muchos de ustedes, amo esas dos películas. Tanto que... no me importa si hacen remakes. Verán, siempre existirá la versión digital, el Blu-ray, el Betamax original que guardaron por décadas. El material original permanecerá en nuestras librerías por siempre. Y los remakes son inevitables, tanto que algunas de nuestras películas predilectas lo son, como Scarface con Al Pacino. Así que, ahora que viene el reboot con un elenco femenino, lo celebro. Si algún día hacen un remake de Gremlins con personajes creados por computadora, estaré en el cine. Porque cuando amas tanto algo, también lo quieres ver cambiar, evolucionar, crecer.

Dato de trivia final Para completar la cábala del día, en esta misma fecha, pero en 1949, se publicó por vez primera 1984, la novela insignia de George Orwell.