Cuando se reveló que el octavo episodio de Star Wars se llamaría The Last Jedi, los hispanoparlantes no supimos qué decir. En realidad, tampoco los anglos: es lo suficientemente vago como para pensar que se refiere a uno, una o varios.

Finalmente, en las redes sociales de Star Wars en todo el mundo, se publicó el título adaptado a cada idioma. Evidentemente, el traducirlo empieza a dar una idea muy leve de qué es lo que va a pasar. O, por lo menos, sabemos que Luke no muere en los primeros cinco minutos de película.


La cosa es ¿serán Rey y Luke los últimos Jedi? ¿Hay más? ¿Conoceremos el pasado de Rey? ¿Será el Líder Supremo Snoke en realidad Mace Windu? ¿O Salacious Crumb? Tantas preguntas, tantas, que tendrán que esperar hasta el fin de año.